Siendo más bien mental, las prácticas corporales no me han atraído nunca. Si bien no se me escapa su enorme importancia y sé de la variabilidad de técnicas de uso del cuerpo para equilibrar estados psicofísicos y facilitar la labor del espíritu.

Las dos sesiones de MLC realizadas me han permitido conocer (1) la facilidad del método, (2) su precisión para señalar los puntos acorazados y (3) su efectividad, experimentada corporalmente (modificación en la sensación de un músculo dormido desde hace más de un año a raíz de un ataque de ciática; retorno del apetito tras unas semanas inapetente por razones sentimentales). En cuanto a los efectos psíquicos, no puedo señalar nada concreto, consciente ni inconsciente, pero las modificaciones corporales tienen un claro contenido psicológico.

Con experiencia tan preliminar, estos datos me sirven para considerar que la profundización puede abrir nuevas vías para la vivencia y la comprensión.
Enrique

Antes de ser alumna de Ludmilla yo tenía algunos conocimientos básicos de pilates y yoga, pero este método de musculación milimétrica para mí era nuevo, interesante y muy inspirador. Un método que, aunque sutil, dado que usa pocos instrumentos suaves de espuma, a veces requiere grandes esfuerzos de coordinación corporales, y en mi caso particular, los ejercicios de respiración fueron todo un logro. Una entrada en la onda de observación y descubrimiento del cuerpo y la mente en un ambiente controlado y profesional. Ludmilla es una gran instructora que da las pautas claras y pausadas y tiene en cuenta las preferencias o limitaciones de su alumna. Sus ejercicios me han sido muy reveladores y me han ayudado a saber afrontar mejor los retos y gracias a ello llevar un mejor bienestar. Ha sido una gran idea hacer este curso y confío que hay mucha gente que le vivificará.
Cristina

Durante mis clases con Ludmilla, el MLC no ha dejado de sorprenderme por su aparente sencillez y a la vez potencia y profundidad. De la mano de Ludmilla y del espacio creado durante la clase he podido experimentar y encontrar un espacio de autoconocimiento y comprensión de algunas de las incomodas situaciones que me han acompañado durante mi vida. Gracias de corazón por tu ayuda.
Julio

Encontré MLC y a Ludmilla de repente.
Aparecieron los dos sin avisar.
Sin saber lo que me esperaba.
Ludmilla me explicó que con el MLC trabajaríamos sobre mi cuerpo.
Que con los ejercicios creados por Marie Lise Labonté, mi cuerpo casi sin esfuerzo se descontracturaría y desencadenaría el desbloqueo de mi mente.
Desde luego no sonaba nada mal.
Empecé entonces con Ludmilla una maravilloso viaje de 10 clases.
Estos ejercicios como poco iban a conseguir estirarme y corregir mi postura.
Ludmilla hizo de su desempeño un rato ameno y agradable.
De manera inteligente y divertida Ludmilla consiguió aplacar la aceleración con la que me desenvuelvo normalmente en los distintos aspectos y mi encare al MLC no iba a ser en principio más...lento.
Todavía hoy sigo descubriendo sus efectos en forma de recuerdos que no sabía ni que me pertenecieran.
Durante cada una de las clases fue del todo impresionante comó mi cuerpo se encontraba literalmente mejor colocado.
La sensación increíble y definitiva de percibir, después de cada ejercicio, cómo misteriosamente cada articulación trabajada se me hacía literalmente unos centímetros más abajo.
Iba sin remedio por la vida con los hombros encogidos a la altura de las orejas.
Ahora, desde una postura más erguida, hablo algo más despacio y tengo ganas de ¡¡¡hacerme escuchar!!!
¡¡¡Gracias Ludmilla!!!
Bárbara. Madrid 18 de julio de 2017.

Sorprendente que con unos simples y suaves ejercicios uno vuelva a conectarse con todo su cuerpo y sentir otra vez la fuerza cósmica del Universo.

Muchas gracias LUDMILLA por toda la energía que pones en tus clases. Espero que sigas con ello con mucho entusiasmo y amor.
Eugenia

Pude tomar conciencia de mi desequilibrio postural, de mi falta de atención en los actos reflejos de mi cuerpo y en la importancia de la respiración consciente, de la toma de conciencia del flujo del aire entrando y saliendo de mi cuerpo y escaneando todos mis bloqueos. Un trabajo duro que pudo hacerme consciente de la importancia del equilibrio y de lo mucho que se puede trabajar conciliando cuerpo y mente con unos ejercicios al alcance de cualquiera. Muchas gracias por ese importante trabajo humano.
JORGE

“Muy recomendable”
Mónica

Lo que más me ha gustado (y sorprendido al principio) es que cada sesión de MLC se vive totalmente diferente a la anterior (aún repitiendo la misma sesión). Ninguna es idéntica. Y esto, merece ser experimentado sin lugar a dudas.
Su práctica me ha brindado múltiples experiencias, de las cuales he podido aprender y ser consciente del impacto que han tenido en mí ciertos aspectos de mi personalidad que no han sido tan positivos como pensaba o he llegado a creer. Por ejemplo: una cosa es saber que eres perfeccionista y otra muy distinta es VIVIR ese perfeccionismo a través de tu cuerpo sesión tras sesión. Esta experiencia ha sido muy valiosa y enriquecedora, me ha aportado una comprensión más profunda y la oportunidad de cambiar.
¡Gracias Ludmilla por hacerlo posible!
Marisol

Cuando empecé estas sesiones, intenté ir con la mente abierta, sobretodo me interesó como método centrado en el trabajo corporal; creo que cuando uno sufre emocional y psiquicamente el cuerpo también lo sufre, las enfermedades nos duelen y hay dolores que podía entender en mi misma y en otras personas (soy psicóloga y psicoterapeuta) . Para mí ha sido un despertar del conocimiento de mis sensaciones corporales, poco a poco, a través de pequeños movimientos y en plena conciencia; sabemos que la respiración es muy importante pero hasta ahora no había sentido en mi misma su importancia, el antes y después. Gracias a estas sesiones he experimentado efectos que tienen que ver con percepciones sobre mi cuerpo y posturas que hago y mantengo sin darme cuenta y me provocan malestar, así voy intentando aprender a relacionarme con dolores y sensaciones musculares que no se de donde vienen.También soy consciente de una apertura en mi psique ya que desde entonces tengo más sueños de los que me acuerdo cuando antes me pasaba con menos frecuencia. En realidad intento explicar algo con palabras que creo que sólo es posible experimentar individualmente mediante los ejercicios corporales y una práctica controlada.
Gracias a Ludmilla pude experimentar estos efectos, agradezco mucho su alta atención, cariño y profesionalidad con la que hace las sesiones; así pues seguiré intentando con su ayuda generar una relación más armoniosa con mi cuerpo y mente y aprender a dejarme llevar.Angelina

Namaste © Chantal St Hilaire 2017